EL BUEN MOMENTO DE LA CANTERA VOLCÁNICA NO ES PRODUCTO DE LA CASUALIDAD

SALA DE REDACCIÓN VOLCÁNICA

Mucho se ha hablado por estos días de los jugadores que han ascendido al primer equipo que orienta el profesor Flabio Torres , sin embargo, es necesario recapitular que, a pesar de ser varios los que incluso ya han tenido protagonismo en la actual liga, han sido producto en primer lugar, del talento potencial que ha sabido ser desarrollado en el programa de fuerzas básicas de Deportivo Pasto, pero también a otra serie de factores que encarrillan un nuevo aire para nuestros deportistas quienes a temprana edad y, a pesar de las adversidades, mantienen viva la ilusión de jugar al fútbol profesional.

FORMADORES

Es justo precisar que, directores técnicos como Giovanny Ruíz – Diego Dulce – René Rosero – Julián Rosero – Wilmar Montaño – Javier Valencia – Ferney Belalcázar, entre otros, han empalmado un proceso lleno de alegrías, tristezas, decepciones, triunfos, victorias, pero, sobre todo, satisfacciones enormes por sobrellevar el fútbol base en nuestro departamento. De esta manera, la cantera de Deportivo Pasto, se ha nutrido de talentos que fueron llevados de a poco, unos con éxito y otros no tanto desde hace casi una década.

EL 2020, UN ALTIBAJO INESPERADO
El año 2020 fue un año durísimo para el mundo entero. La pandemia generada por el virus Covid 19 que azotó a la humanidad, trastocó al deporte rey. A causa de este fenómeno, se suspendieron todos los certámenes profesionales de las principales ligas a nivel local, nacional e internacional. Los torneos federativos en nuestro país no fueron la excepción. La cantera tricolor, vio empañado un proceso que venía dibujándose de manera exitosa a largo plazo desde las reservas sub 13, sub 15, sub 17 y sub 20, quienes ya figuraban a nivel nacional, adjudicándose en segundas, terceras y cuartas rondas como la sub 17 de René Rosero en el 2019 – segundo semestre.

REACTIVACIÓN PROGRESIVA E IMPULSO DIRIGENCIAL
A medida que fue reactivándose la vida cotidiana post pandemia, las actividades deportivas también se involucraron en la nueva “normalidad”. El fútbol profesional en Colombia y el mundo ya estaba en marcha, sin embargo, había un reto dirigencial importante que implicaba volver a planificar el programa de fuerzas básicas de Deportivo Pasto, que, a su vez, después de casi dos años, no solo se restablezca a partir de las garantías deportivas (escenarios, condiciones, formadores, competitividad, microciclos) sino también un permanente acompañamiento y seguimiento mancomunado que ligue a la cantera con el equipo profesional. Era, es y será siempre un objetivo difícil pero no imposible de perseguir, teniendo en cuenta el desgaste económico que, justamente en ese entonces, confirió a la mayoría de equipos profesionales, pérdidas económicas jamás antes vistas y de las cuales apenas dos años después, se comienzan a solventar.

El órgano directivo del club, en cabeza de su presidente Óscar Casabon, entendió que todo era un proceso que debía llevarse de manera paulatina pero concreta para comenzar a proyectar jugadores formados en las divisiones menores del club hacia el equipo profesional. Estamos hablando de una inversión en la cualificación humana y profesional del staff, arraigada a la gestión de campeonatos, entrenamientos en escenarios de juego óptimos , uno de ellos, la sede deportiva del club, ubicada en Botana, donde no solo entrena el equipo profesional sino donde también a la fecha, la cantera disputa sus partidos federativos de carácter nacional; e incluso el apadrinamiento de talentos que viven en la casa hogar del club, donde albergan aproximadamente a doce promesas del fútbol volcánico en diferentes categorías.

EL 2021 FUE EL AÑO REVELACIÓN
La cantera sub 17 del año 2021 que orientó el profesor Diego Dulce en compañía de estrategas como René Rosero, Giovanny Ruíz, Wilmar Montaño, Julián Rosero, Ferney Belalcázar, entre otros, ENAMORÓ literalmente a los aficionados sureños. El conjunto tricolor disputó el torneo nacional sub 17-B donde compitieron más de 400 plantillas. Ese equipo que contó con jugadores como Johan Caicedo (Volante mixto), Felipe Ordóñez (Volante ofensivo), Iván Valencia (Delantero) entre otros atletas que conformaron una gran camada a nivel colectivo, logró atribuirse las semifinales de aquel certamen; así es; estamos hablando de estar entre las cuatro mejores plantillas del país de aproximadamente 400. En la semifinal de aquel torneo, el conjunto nariñense cayó por la vía del penal ante Sellos Colombianos de Antioquia, pero logró permear una gran participación en la historia de la categoría.

Aquella participación solo fue el inicio de la confianza que actualmente ha depositado el club desde sus líderes visibles a nivel dirigencial y deportivo en los deportistas de las fuerzas básicas. No con esto queremos decir que la confianza no haya existido nunca, pero si que se ha trazado un nuevo horizonte organizacional en la puja de políticas que aseguren la participación de los nuestros en la plantilla principal.
Como dato no menor, podemos mencionar que, actualmente en la plantilla profesional, hacen parte jugadores que fueron formados por la cantera nariñense como lo son Andrés Cabezas, Ederson Cabezas y Kevin López (Arqueros), Johan Caicedo (Volante mixto), Felipe Ordóñez (Volante ofensivo), Hassan Vergara (Delantero), Jacobo Martínez (Volante interno). Seguramente se nos quedan más, sin embargo, ellos son el reflejo del trabajo de muchos jugadores que persiguen de manera intacta esa posibilidad de contribuir desde el fútbol a nuestro Deportivo Pasto y, aunque somos conscientes de que los escenarios son diversos y pueden presentarse millones de situaciones a nivel deportivo e incluso extra deportivo, lo que si resulta evidente, es que la mentalidad ha cambiado; el futbolista forjado en el programa de fuerzas básicas del club llega al profesionalismo a ser protagonista , a desenvolverse técnica y físicamente en la primera división del fútbol de nuestro país y por supuesto a devolver con creces la formación recibida por cada uno de los actores secundarios de la institución volcánica. Todos los atletas mencionados anteriormente han recibido el llamado del cuerpo técnico que dirige el profesor Flabio Torres ya sea para ser parte de las convocatorias en copa o liga o para disputar minutos con la sagrada piel, lo cual es símbolo de optimismo para las futuras generaciones que siguen trabajando de manera silenciosa.
Por último, pero no menos importante, cabe resaltar que ya se encuentran en competencia las reservas sub 17 y sub 20 de Deportivo Pasto en los torneos federativos y esperaremos al final de temporada los resultados estadísticos, pero también de promoción y ascenso de jugadores que podrían significar el patrimonio de cantera del club. Recordemos que, a nivel financiero, el sostenimiento logístico a nivel programático en los diferentes torneos nacionales, representa una inversión significativa que es gestionada con orgullo tras verse resultados como los del año 2021.

 

COMUNCIACIONES Y PRENSA ASOCIACIÓN DEPORTIVO PASTO